10 may. 2016

Como seguidor del Deathcore siempre me ha gustado que una banda reúna ciertas cualidades en su música, hablo de grupos con sed por dejar su huella personal en el universo musical, que reflejen mediante su estilo esa hambre de reconocimiento que toda banda debería tener y que tengan la intención de salirse un poco del molde, en mayor o menor medida mientras esas cualidades estén presente yo puedo quedar fácilmente satisfecho con el trabajo que presenten. A nivel personal, Kardashev siempre se ha destacado por reunir esas cualidades y por ser una banda que con cada lanzamiento busca aportar algo nuevo a la mesa, siempre también, en la búsqueda de definir su identidad como músicos. A pesar de ser una banda joven han sabido manifestar esa inquietud desde su primer ep “Progression” publicado allá por el 2012. Su segundo trabajo “Excipio” lanzado el año pasado, también refleja esa ansiedad por definirse. La buena manufactura compositiva impregnada ahí los hizo ganarse un lugar de referencia entre las agrupaciones actuales de Progressive Deathcore, cuando se habla del buen manejo en la técnica, versatilidad vocal y honestidad en sonido. 
Esos 2 previos lanzamientos fueron sin duda los cinceles que ayudaron a esculpir lo que hoy es Kardashev y fueron también los responsables de darles el empujón de motivación que necesitaban para publicar su primer álbum de larga duración, “Peripety”

Kardashev ahora nos entrega una profunda mejora en su estilo musical, mientras también, varían un poco el protagonismo de sus elementos, sus atmosferas pasan a primer plano y se vuelven un tanto más espesas durante todo el disco, lo que combinado con su excelente manera de construir la capa densa de sus temas, hace de ellos una exquisita obra sonora. Con un enfoque más personal y con una idea más clara de hacia dónde quieren llegar, este álbum se plantea como el manifiesto de sus principios y se concibe bajo el concepto del cambio abrumador en nuestra existencia que sobrepasa a todos en algún punto, cuando das cuenta de algo mientras todo alrededor tuyo permanece igual, la epifanía que ocurre cuando nos percatamos de lo que realmente importa en nuestro ser, y es que de alguna manera u otra vivimos bajo los mismos preceptos de realización personal y posiciones innecesarias mientras nos regimos por la rutina. Peripety trata sobre eso, la idea de dejarse llevar por nuestra insignificante existencia y aceptarla, salirse del “loop” y encontrarnos un propósito en el momento diminuto que somos, y darnos equilibrio también en un sentido casi-espiritual. 

A través de los 7 temas y 3 interludios, reflejan este concepto creando atmosferas etéreas que nos sugieren al mundo inmaterial, además hay ambientes oníricos que nos invitan a la reflexión y ese es el objetivo del disco. Desde el tema abridor nos acomodan en una sensación de paz para escuchar una hipnopedia a ojo cerrado pero oído dispuesto. A su manera de hacer deathcore-death metal de pronto rompen la tranquilidad pero no perturban la suavidad del oleaje. Los temas se desarrollan con la intención de mantenerte inmerso en ellos en su totalidad, hay una calma activa que perdura en el paso de todas las canciones pero logran crecerse hasta sus límites de intensidad sin perder el propósito original, es el tipo de brutalidad que se toma el tiempo de ponerte de humor para recibirla con gusto. Hay largos recorridos instrumentales acompañados de solos relajantes y coros empleados a manera de cantos divinos que no hacen otra cosa sino dejarte extasiado de emociones.

Más que nunca, su sonido podría recordarte a Fallujah y al de Aegaeon (banda cuyo ex-vocal hace colaboración en un par de temas), pero su sentido de aventura los lleva más allá por lo que aterrizar con claridad sus alcances auditivos me hace ahondar más de lo necesario. La variedad de matices vocales que proporciona Mark Garrett y el avasallador torrente rítmico de su baterista llegan como estampida destructora, si eres fan de la extinta Signal the Firing Squadseguramente también serás encantado por esta parte explosiva de Peripety. Por otro lado, también exploran otros senderos de la música extrema e incluyen influencias de black metal moderno a sus estructuras vocales y secciones de riffs. No es que vayas a escuchar un estilo muy marcado con estas influencias pero sí podrás percibir una esencia que resalta sobre esa mescolanza. El trabajar estas ideas en conjunto con todo lo anterior hace que el resultado se note con cierta similitud a Warforged. No es coincidencia que Kardashev llegue reuniendo todas esas peculiaridades, después de todo se dice que las grandes mentes piensan igual, y luego de escuchar este trabajo me doy cuenta que los grandes músicos lo hacen también.


En resumen, el 2013 tuvo a Still Falling, el 2014 a Fallujah y el 2015 acaba de traernos otra asombrosa obra de Death Metal Atmosférico. Cada una diferente de la otra y cada una mejor a la anterior. Kardashev demuestra madurez y una evolución honesta en su dirección como banda. Hay creatividad de sobra en este disco y por encima de eso hay demasiadas ideas logradas satisfactoriamente. Peripety es sumamente pesado y al mismo tiempo tan ligero como una pluma, por desconcertante que esto parezca, lo es, que mejor manera de representar el concepto del álbum y lo contradictorio de nuestras vidas. 


Valoración: 9/10


¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

- Copyright © 2017 Return To My Blood