10 may. 2016

Northlane llega con “Node” en una presentación renovada bajo la premisa de que todos los cambios son para bien. Todos sabemos por cuales eventos pasó la banda, entonces, para efecto de  esta valoración no vale la pena mencionarlos, aun así habrá que leer entre líneas. A menos de un año de estos cambios mientras la banda seguía de tour, compusieron, grabaron y lanzaron un trabajo compuesto de 11 temas, muy poco tiempo si se toma en cuenta las circunstancias que lo envuelven. En definitiva se trata de un disco apresurado y con esto uno ya puede decir que tomaron un riesgo grande, pero se tenía que demostrar que a pesar de la perdida de una de sus 2 piezas clave se encontraban “fortalecidos”, de aquí surge toda esa idea de renovación.

Antes de hacerme una idea del disco y decidir si para mí era un buen trabajo o no, me di el tiempo de detectar que era lo que faltaba en él, porque me gustaba lo que escuchaba pero no lo disfrutaba, algo no me dejaba convencido y habría que desmembrarlo. Luego de esto, varios hechos se revelaron. Pero vamos por partes.

Desde la primera escuchada a Node queda claro que es un disco simple, y me atrevo a decir que el más simple de todos hasta ahora… para esto primero hay que reconocer que Northlane nunca ha figurado por ser genios en el ensamble, sino unos genios en optimizar lo que tienen hasta darles su propio carácter, esa cualidad es la que los hace una de mis bandas preferidas y aquí no la han perdido. Sostengo que es en general un trabajo simple dado que prácticamente se puede oír la misma base de riffs en todo el disco,  en la mayoría de los temas la guitarra pasa a tercer término si no es que a cuarto y el Bajo solo sirve de respaldo a la batería. Este es el primero de los factores  negativos que hacen me resulte muy difícil digerir esta entrega y también refuerza mi postura sobre lo apresurados que estaban por vendernos esa idea.

Por otra lado, la segunda pieza clave de  la banda sigue estando muy por encima de toda la composición, en ocasiones da la impresión de estar algo sobre tocada, así ha sido siempre solo que acá es más notorio. Ahora siendo la batería la única de sus piezas que brinda peculiaridad a la banda, tenía la responsabilidad de no perder esa identidad y en esta nueva entrega a pesar de los cambios de sonido, permanece, sigue ahí y es fácil notarlo. Cumplió su parte.
El protagonista de Node es Marcus Bridge. Su timbre carece de personalidad pero que eso no le reste crédito, de verdad sabe hacer lo suyo, hace una labor colorida y atinada en las voces limpias pero en cuanto a lo gutural si se le ve inmaduro, no convence. Aunque como dije antes, es el protagonista y toda esta parafernalia gira en torno a él. El álbum se construye resaltando cada aspecto de su timbre de voz. No es raro que se hayan apoyado en gran parte de esas  atmosferas etéreas durante todo el álbum, las cuales constituyen por dar una referencia, el 75% del contenido musical positivo, pero hay que mencionar que ninguno de los miembros de la banda realiza esta labor, es solo una de las estrategias que hacen de Node una obra  muy agradable.

Esto aunado a una impecable producción hace que el resultado sea placentero. Que en términos generales se hable de “Node” como un buen trabajo y el mejor a la fecha. Por ahí leí que “el momento en que dejas de compararlo es el momento en que comienzas a disfrutarlo”, y  es verdad, como también es verdad que ser un disco “catchy” no es necesariamente un buen trabajo (pero esa es mi opinión).





Valoración: 7.5/10


¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

- Copyright © 2017 Return To My Blood