23 oct. 2016

  • Genre(s):
  • Nu-Metal | Deathcore | Down-tempo
  • Release Date: 07 | 10 | 2016
  • For Fans Of:
  • Extortionist, Empath, Lordis, Virosa, Volition, We Have Been Compromised
El Down-tempo se ha caracterizado como un género musical que no busca salir de lo común, es un estilo que se ha quedado en la mediocridad de la lentitud, chugs, riffs lentísimos, breakdowns, etc, etc, etc. y que realmente no está interesado en salir del cascarón por nada del mundo; pocas agrupaciones que se vieron envueltas en esta "revolución" del género que explotó como dinamita el año pasado, se han mantenido fieles a este sonido, Traitors es una de las bandas que empezó a caminar en una dirección diferente a lo usual y pudimos notar como lentamente, empezaban a optar por aquel Nu-Metal que tanto enamoró y a la vez enojó a la generación de los 90 y del 2000.

Traitors se han caracterizado por ser un grupo que se encuentra constantemente trabajando en algo nuevo, buscando expandir su sonido y estilo a diferentes terrenos, tratando de, en la manera de lo posible, innovar en el producto que presentan a su público. El año pasado pudimos escuchar el que ha la fecha es su mejor trabajo, en formato de EP, que llevó el título de Night Terrors que nos mostró a una banda que se reinventó y que pudo fusionar de forma exquisita lo mejor del Down-tempo con aquel sonido muy movido del Nu-Metal y era obvio que no iban a quedarse hasta ahí y es que este año nos topamos con Mental State su segundo disco de larga duración y que de nuevo, muestra ese acercamiento del grupo por esa unión de géneros que parecía habían amaestrado a la perfección.


Pero surge la incógnita, ¿es Mental State un progreso o un retroceso en el sonido de la agrupación? ¿Es realmente un disco que valga la pena? Pues, lastimosamente, la banda retrocedió en cuanto a su estilo musical, la mezcla de géneros que quisieron crear para con este disco no fue la ideal y el tiro les salió por la culata y es que es notorio el hecho de que la banda se pierde en los diferentes temas que lo componen, volviéndose una mezcolanza de estilos que no llegan a ir de la mano como deberían. Temas como Disease, Misery o Irrelevant llegan a ser rescatables y de cierta manera entretenidos, pero se quedan hasta ahí, sin conseguir resaltar por sí mismo; por otro lado, No Sympathy, My Regrets y Egotrip llegan a pasar desapercibidas completamente, pareciendo meros temas de relleno y que no tienen personalidad propia.

El lado bueno del álbum viene con la canción más entretenida, Wornout que demuestra cómo debió haber sonado el disco, una mezcla excelsa del bounce que tiene el Nu-Metal más los guturales de Tyler Shelton y los breakdowns característicos del grupo, junto con ella, resaltan Nu Hate y Waste Away que traen dentro de sí mismas, ese mismo ambiente nu-metalero que las vuelve interesantes de escuchar. A su vez, la banda no se ha despegado completamente del Down-tempo y es que la homónima, Mental State Empathy nos muestran unos muy buenos breakdowns, lentos, toscos y directos, como se han caracterizado en la agrupación.

 En conclusión, Traitors  escogieron un camino que les sienta bien, se siente cómodos en él y saben que son capaces de armarse y desarmarse como les parezca mejor, para adaptarse al sonido y estilo que desean tocar, tristemente, parece que con Mental State no lograron encontrar lo mejor de sí mismos y plasmaron en 12 temas, a una agrupación que no pudo resaltar por la combinación correcta de dos estilos musicales tan diferente si no que se extraviaron en terrenos que no conocían a la perfección. Night Terrors sigue coronándose como su mejor producción y esperemos que lo que sea que estén cocinando, pueda ponerse al nivel que se espera e inclusive, logre mostrarnos una nueva faceta de la banda.

VALORACIÓN: 7.0 / 10

¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

- Copyright © 2017 Return To My Blood