14 oct. 2016


    Sweden, Australia, England
  • Genre(s):
  • Progressive Metal
  • Release Date: April 1, 2016
  • For Fans Of:
  • The Ocean
  • Después de pasar un par de meses reproduciendo este álbum y que fuera mi básico del día, habría tenido al menos 10 opiniones diferentes para referirme a él, pero ninguna de esas sentía que tuviera la veracidad de expresar lo que realmente pensaba al escucharlo. Mucho menos me daba la seguridad de atreverme a tocarlo, y aclaro, no es algo que diga por tirarle flores sino por respeto y las limitaciones propias al argumentar criticas de piezas como estas. Hay que ser precavidos al abordar cualquier opinión de una obra a tal magnitud de “Odyssey to the West”. Pero bueno, otro par de meses después sin escucharlo hoy me crucé con él y decidí aprovechar para platicar lo que había que decir, considerando mis limitantes y todo, porque sin duda merece discernirse a detalle. Puede no gustarte, tambien se puede diferir en que tanto gusta o no pero ese es un valor subjetivo siempre implícito en la conversación, en lo que no deberíamos divagar es en la relevancia del resultado.

    Tenemos de frente otra obra sublime otorgada por el metal y que debe considerarse trascendente de la música en general, del calibre de aportaciones que tuvo que haber hecho Ne Obliviscaris a este arte para que sus composiciones sean parte del programa de estudio del "Conservatorio de Música de Sídney", una banda de “heavy metal” ingresando un par de temas al conservatorio con la seriedad y prestigio mundial que tiene. De eso hablo, de darle valor a un logro de la expresión humana lejos del ámbito en que se desenvuelva, de reconocer algo que no podemos ignorar, de apreciarlo no solo por el trabajo bien hecho de unos músicos interesados en sacar nuevo material y de sacar en términos verbales lo importante que es poder tener en manos una obra como esta.
    Olvídate de influencias, de corrientes, de estilos, de etiquetas, de considerarlo mejor o peor que otro. Este trabajo en especial no se hizo para eso. Siendo Slice the Cake banda que profesa géneros como el death metal o deathcore progresivo, Odyssey to the West no es un álbum del que se deba hablar recurriendo a un punto de vista crítico como fanático de eso o de cualquier otra vertiente del metal, es apropiado y tambien algo necesario ir más allá de las primeras impresiones que nos surjan. Desde luego es accesible para nosotros por esa razón, pero sería tan equivocado como inapropiado hablar así de un producto creado con propósitos totalmente distintos, por una banda que entrega algo más que mera música extrema y ruidosa, un trabajo que se concibe a manos de un colectivo con muchos problemas y limitaciones, esos problemas que atraviesa cualquier proceso creativo donde para complicarlo más las tres partes involucradas son compañeros a distancia en diferentes países. Lograr condensar esas ideas definitivamente debió ser algo muy difícil, pero en fin, hablemos un poco de los alcances de este material.

    Conceptualmente Odyssey to the West es obra que indaga metafóricamente en el significado filosófico del ser, del cuestionamiento que surge en la búsqueda del propósito existencial, del individuo cuando emprende la sagrada odisea de pensamiento al interior. La duda, la fortaleza, la tragedia, la melancolía, la soledad, las barreras, la fe, los adversarios, la reconciliación; todo lo que ahí esta y no podemos ignorar desde una postura convencional. Con eso en mente la música de este trio induce a pensar y dejarse llevar por esa travesía. Los temas no siguen la misma línea y mientras transcurren filtran sus notas en las entrañas del ser, te va atrapando en lo que está pasando y ese es uno de sus principales placeres, el hecho de atraerte y cautivar la atención de quien lo escucha al grado de convertirlo en una experiencia ampliamente gratificante.

    Cada momento te convence de no haber otra alternativa posible, de que ellos tomaron la decisión correcta en cada nota y en cada pauta, pues todo suena como se supone que deba sonar, todo se coloca donde se supone que deba estar y de esa manera el trabajo se vuelve tan exquisito como uno lo quiera percibir. Así no hay tiempo para segundas opiniones y lo mejor es disfrutarlo mientras tambien lo vamos descubriendo. Tiene la capacidad de volverse éxtasis para quien lo escucha con palabras que resuenan e instrumentación que se siente. El asombro que llega al terminar de escucharlo tambien puede ser parte del resultado, como ver la película Interstellar y tener ese efecto “mind-blowing” de no saber que acaba de pasar y tener emociones encontradas como intervalos aleatorios que confunden pero que complacen. El “¿Y ahora qué?” Así Odyssey to the West. Maravilla de la creatividad humana expresada en riffs, blast beats, growls, canto en prosa recitado y gritado.

    En resumen, para mi Slice the Cake se despide del mundo con el mejor trabajo que haya sido compuesto en mucho tiempo, absolutamente fuera de proporciones. Si de verdad dices apreciar el metal no veo razón posible para objetar sobre este trabajo. “Porque todo es muy simple, ¿No lo puedes ver?”
    ¿Qué sería de la escena si con los conflictos que tuvo la banda nunca hubieran lanzado el material? Seguramente todo seguiría igual pero es de agradecerles el dejarnos vislumbrar semejante obra musical, porque al final de cuentas si se tenía el permiso y los derechos de propiedad intelectual o no, “Oddysey to the West es más grande que nosotros mismos” como acertadamente dijo el cantante Gareth Mason al publicarlo, y entonces, después de haber sustraído esas ideas del plano imaginario, el resultado no podía negársele al mundo.

    Valoración: 10/10

    ¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
    Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

    - Copyright © 2017 Return To My Blood