14 feb. 2017

  • Genre(s):
  • Avant-Garde Metal, Trip-Hop
  • Release Date: 24 / 02 / 2017
  • For Fans Of:
  • Manes, OMRÅDE, Chenille.
Usualmente cuando llegan lanzamientos de enfoque experimental al correo, me toca ser el encargado del análisis, es casi costumbre y la verdad no me detengo a pensar si el material en cuestión es de mi interés. La primicia siempre es el rush de hacer digestión a lo que sea que traiga alardes de proponer algo de valor autentico; el reto de apreciación precisamente. Luego suceden tres cosas: que la propuesta no exista del todo, que a veces me lleve muy bien con las ideas expuestas y otras, en el más raro y anhelado de los casos, es todo lo que no había imaginado. Pero no importa que pase, la satisfacción de poder capturar intenciones de estilos de música tan particulares que desafían los estándares, transforman lo convencional, crean lazos donde no había, y por ende, ofrecen nuevas maneras de significar la música, no dejará de ser la mejor parte de esto, la que hace que los sonidos que no habías imaginado interconectados cobren significado.
Al final -y esta es solo mi opinión- ante la abundancia de sonidos similares, entre géneros y estilos es fácil deshacerte o desvalorar lo que hay sin siquiera ejercer ángulos críticos cuando lo tienes al alcance donde sea, en cambio, esa música que persigue recorrer nuevos horizontes, cuando los conquista y resulta una revelación que no puedes decidir si es bueno o malo porque sencillamente es algo que no tienes registrado, ahí es cuando la música adquiere un valor incalculable y del que su servidor es eterno refugiado.

El disco del que hoy hablo no lo tomé por costumbre ni nada por el estilo, sino al contrario, defendí ser el encargado entre los compañeros y es que, apenas después de segundos de haber escuchado el sencillo promocionándolo caí sumergido en expectativas muy positivas de las que ya reconozco haber emergido impresionado, pero ya llegaré a esa parte, vamos por orden y pongamos poco de contexto a la introducción.
Lethe se forma hace 5 años como experimento creativo de Tor-Helge Skei (Manes) y Anna Murphy (Cellar Darling, ex–Eluveitie), partiendo de ahí puedes imaginar todo lo que se te antoje en cuanto a la genialidad creativa tan desapegada del rebaño que surge por parte de Manes, y la fantástica capacidad de ella para evocar sentimientos hipnóticos incluso en situaciones de hostilidad, aunque no podría declarar mucho sobre la experiencia de Anna en Eluveitie o Cellar Darling, no dudaría en asegurar que “The First Corpse on The Moon” es el mejor trabajo en el que su voz a estado involucrado. En 2014 Lethe publicó “When Dreams Become Nightmares” el cual desvelaba las pretensiones musicales de ambos, un trabajo que resultó exitoso de cualquier manera, mejor expuesto y convincente que la mayoría, pero el producto final no llegaba del todo a lo que quería ser. Tres años han pasado y el nuevo álbum llegará con el afiche “The First Corpse On The Moon” is an astonishing and unique musical experience into the most Avantgardish Metal / Trip-Hop / Electro / Pop / Experimental Art!”, ¿sobrevivirá a las expectativas?

Los dos primeros tracks en el disco son la antesala, los portales de un nuevo mundo que sitúan al escucha entre umbrales, ofreciéndote un vistazo dentro del lugar que estás por sobrevolar pero parado desde el otro lado, donde poco a poco pareces ya no ser consciente de querer estar; un vistazo difuso entre atmosferas de tensión, nebulosas de distorsión y la insuperable oscuridad del espacio, a través de piezas instrumentales de piano, programaciones, sintetizadores y la hermosa simbiosis vocal de Anna y Asgeir Hatlen, el otro vocalista.

Antes de continuar asegúrate primero de reproducir el video aquí al lado, porque es una experiencia que sólo puedo intentar narrarte. Justo cuando “Down Into The Sun” te da la bienvenida todo ha sido aclarado, relajado ya estas convencido de estar donde siempre habías querido, llegados a este punto ya le perteneces a la banda, mejor desabrocharte el cinturón. “Abandona toda esperanza de inmediato” dice la voz de inicio, no porque vayas a perderte sino porque “esperanza” es un término acuñado donde existe desconfianza y hacia donde desciendes no hay lugar para eso, vas dentro de ti y de ahí regresaras ileso.

En varias apariciones el timbre vocal de Asgeir, por extraño que parezca, cosquillea con influencias de pop tradicional experimental a lo David Bowie, Sigur Ros, e incluso, tal vez, Anohni, a la par del encanto único de Anna, creando una dimensión sonora virtual sin desapego por vocalizaciones características que reconocemos pero no sabemos identificar, misma que se nutre de una base de arreglos indefinidos reunidos para hacer acrobacias con tu mente, sin orden aparente pero fuertemente interactuando unos con otros. “My Doom” es una sinfonía industrial teñida de negro con destellos operáticos que puede resultar familiar a fans de Chenille. Siguiendo el tema homónimo se presenta como el más uniforme de todos, ambiental y orquestal acompañado de sutiles pistas percutidas. “Snow” de aspecto siniestro, se encarna de ti, inunda de intriga y acobija bajo sus tentáculos. Apenas una probadita es todo lo que necesitas. El talento de diversos colaboradores experimentados reforzó la genialidad de la producción, desde rap, efectos vocales, ensambles de violín, piano y el mismo baterista y guitarristas. Es difícil ser claro donde inician y terminan pero puedes contar a Tor-Helge como el gran conductor de esta enigmática aventura.

Lo dicho, Lethe es el interruptor que apela al psiconauta que todos llevamos dentro (pun intencional) para darle una buena sacudida. “The First Corpse on the Moon” es un legítimo viaje cinemático de trip-hop lisérgico disuelto en metal vanguardista inyectándole visión artística, o viceversa, durante el transcurso del álbum inconscientemente firmas un acuerdo en el que importa un carajo el orden ideas pues ellos se encargaran como cualquier otro buen psicotrópico de difuminar uniformemente las barreras de percepción establecidas, divididas por toda una vida de etiquetas y clasificaciones musicales. Las estructuras compositivas aquí solo sirven para delimitar el área de juego, pero el espacio es amplio y las posibilidades infinitas.

Al final de casi una hora de recorrido quedo convencido de que ha superado con creces lo que hubiera imaginado del trabajo, el mejor activo sonoro psicodélico en su clase: amable, coherente e inexplicable, y lo digo habiendo saboreado los más fuertes disociativos musicales actuales. Disponible el 24 de febrero vía My Kingdom Music.

10/10

¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

- Copyright © 2017 Return To My Blood