25 mar. 2017

"...este trabajo expone a un Northlane maduro que no ha terminado de conocerse, que sigue trayendo cambios. Dominante de su propuesta y además nada para tomar demasiado en serio."



Australia
  • Genre(s):
  • Progressive Metalcore
  • Release Date:
  • 24 / 03 / 2017
  • Links:
El fuerte rasgo de este trabajo es que la banda finalmente define un sonido para cambiar de página, un cambio de página que sea seguro y definitivo para entusiastas del Discoveries y Singularity mientras a su vez respeta a los fans ganados después del plot twist, o sea, la tercera pieza faltante de un acertijo para agarrarle mejor sentido al Node. Desde ahí ya lo tienen todo ganado en el panorama actual. Viéndolo a la distancia tambien es lo suficiente capaz de atraer nuevos seguidores por razones distintas que no son completamente nuevas... suena confuso pero ya llegare al punto.
Quise iniciar con eso ya que en la reseña pasada me falló al aclarar que tampoco consideraba al Node un mal trabajo, simplemente no era de agrado personal el cambio que había supuesto Marcus, y en retrospectiva aunque ha ganado algo de aceptación me sigue pareciendo una transición forzada. Pero ya en el meollo del asunto, ¿qué aspectos hacen de Mesmer un buen trabajo y qué otros lo separan del resto?

Retomando, Mesmer tiene ciertas características que lo vuelven diferente a lo anterior sin haber algún cambio rotundo en la manera que Northlane compone, es más o menos algo en la presentación y en la producción que cambia por mucho la percepción del disco, cosa que en resumidas cuentas lo convierten en un hitazo. Esta ocasión la distorsión de las guitarras tiene más espacio en la mezcla y le ponen mayor protagonismo en la fuerza del disco, eso le da equilibrio a los temas para no restarles potencia, aunque (debatiblemente) se trate del material más suave que han puesto a disposición. En lo personal pierden esa actitud comercial que mostraron la vez pasada, acá —a falta de una mejor definición— retoman la sencillez para componer inteligentemente y plasmar algo de mente abierta sin ser rebuscado, algo que había sido su rasgo característico y de mi parte es la principal diferencia a destacar.

Notemos que la banda decidió no torturarnos con meses de espera anticipada y en su lugar nos regaló la grandiosa sorpresa de poder escucharlo el mismo día del anuncio. Eso ciertamente no dio tiempo a malas expectativas, las mató antes de que aparecieran y a cambio puso la máquina del hype a trabajar el doble. Nadie puede culparlos de poner la balanza a su favor, aunque ya se suponía algo así con toda esa intriga que había generado la campaña y los recientes singles. Todo comenzó con Intuition el primero de todos y que sirvió para verter positivamente la idea de algún trabajo cercano. Este adelanto ya se emparejaba al sonido que había mostrado la última ocasión pero tambien dejaba un sabor favorable, mejor logrado podría ser.
El inicio abre bastante familiar con rasgueos djentescos a lo Periphery, pero rápidamente Citizen borra cualquier rastro de imitación. Es un tema dedicado a Edward Snowden que habla de la pérdida de la privacidad en la era de la vigilancia digital y el tema como tal pone en evidencia los pasajes más rítmicos del disco. Los siguientes 4 temas lidian con otros tipos de pérdida en diferentes ángulos humanos: Colourwave es sobre depresión, la pérdida de aliento en la oscuridad; Savage habla de la perdida de perspectiva superior sobre lo que somos como especie y Solar trae a relucir esa misma pérdida de conexión con nuestra naturaleza y consecuentemente, la falta de apreciación a lo que nos rodea.

Este es el Northlane de cajón pero ahora dando un tratamiento detallado a los aspectos limpios del disco, cuidando la elegancia aussie en la progresión de las melodías, reminiscente a grupos como Dead Letter Circus y Karnivool, sin cabos sueltos. Además lidiando con temas de la cotidianeidad y tratando de impartir un buen mensaje; el lado positivo de su contenido lirico que asumo a todos nos atrae. En ese orden de ideas, la figura de sabiduría de Mesmer es el fallecido Bill Hicks cuyo espíritu se hace presente en Render, justo como Terence Mckenna lo estuvo en Singularity.


La mitad posterior tiene mis momentos favoritos del álbum. El último tema Paragorn es el agresivo, como lo explica el guitarrista líder y principal compositor, este tema va dedicado para el fallecido miembro de Architects y es un homenaje a la influencia que es en los integrantes y la fundación de la banda. Y Hablando de, el estilo de metalcore progresivo que pueden adjudicarse ya no es el mismo de antes y la función que cumple es la de un invitado estelar que no abusa de sus intervenciones, pero eso es algo bueno porque los momentos en que desemboca la intensidad no se desgastan en este disco y se saborean mejor. Toma a Zero-One en específico, que reúne ambos polos de Northlane para hacer un tema remarcable y los pone a colaborar revelando a mitad de la canción el momento más intenso del disco, pero de nuevo, esos momentos cúspide se quedan cortos comparados a la inmortalidad de Quantum Flux y Dream Awake.

Lo cierto es que Mesmer se encarga de las cosas con mayor precisión, el paquete completo podría llamársele. Contando nada más que en el aspecto vocal Marcus sostiene las aptitudes a tope, a la manera tan colorida que ha sido capaz de conducir a los australianos por un camino de crecimiento musical. Fade y Veridian son la calma entre la tormenta que confirman las bondades que trae el nuevo cantante puesto que aquí el controla la narrativa de introducción. Ambos temas hablan de la perdida familiar de algunos integrantes y tambien son las canciones livianas del disco semejantes al Node. Proponen un estilo ambicioso que los llevaría por terrenos de conquista al género que me encantaría ver.


Mesmer es redondo pero no alcanza la grandeza. No se pone al tope con el potencial que demuestra. Persiste esa falta de momentos que hacen inolvidable algún tema y no contamos con esas frases de gancho. Musicalmente se maneja al estilo de la casa, conservando autenticidad, esa no es la parte que deba criticársele, sino hasta que alcances se limita y donde puede ponerse en la discografía de la banda. ¿Mejor o peor? No creo que importe, este trabajo expone a un Northlane maduro que no ha terminado de conocerse, que sigue trayendo cambios. Dominante de su propuesta y además nada para tomar demasiado en serio. Sólo un puño de cool dudes pasándola bien, haciendo música bien intencionada, sin complicársela tanto.

CALIFICACIÓN 8.8 / 10

¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

- Copyright © 2017 Return To My Blood